Search

Rss Posts

Rss Comments

Login

 

Posts from octubre, 2018

Aprender a vivir “con los otros”

Oct 16

Las relaciones humanas son difíciles entre
aquellos que sólo piensan en ellos mismos.
Son los egoístas los que hacen imposible
las relaciones de amistad.

La relación humana que hace crecer, y ayuda
a madurar como personas, es aquella que lleva
mutuamente a tratarse  con confianza, y a 
amarse uno a otros.

Ordinariamente no nos arriesgamos al con-
tacto directo y abierto.
Tememos  que nos hieran, si nos acercamos
demasiado.
Y por esto tampoco se nos acercan los demás.

Sin confidencias y revelaciones personales, no
romperás nunca las “barreras” que te separan
de los demás.

Cuando dos personas usan máscaras, además
de mentirse o engañarse,lo que consiguen es
seguir desconociéndose.

A veces encontrarás puertas bien cerradas.
Es inútil volver  a probar  las mismas llaves
si no te han servido para abrir.
Mira si hay ventanas por donde entrar o salir.

Las relaciones interpersonales son siempre re-
laciones intersubjetivas.
Las relaciones interpersonales  se clarifican si
cada uno habla en primera persona y no intenta
interpretar lo que el otro siente.

No busques las palabras que vas a usar.
Di lo que piensas, improvisándolo con es-
pontaneidad a medida que discurra  la con-
versación.

Algunas relaciones humanas -¿ lo son?- se
quedan en la superficie  y periferia de nues-
tro yo.
Y sólo pueden servir para “jugar” , entretener-
nos algún rato, o “pasar” la vida matando -mejor
o peor- el tiempo.

Es necesario “darnos a conocer” a los demás,
“presentarnos” sin disfraz a los otros, antes
de que las demás nos den su confianza.

SIN AMOR -reflexión

Oct 16

La inteligencia sin amor; te hace perverso.
La justicia sin amor, te hace implacable.
La diplomacia sin amor, te hace hipócrita.
El éxito  sin amor, te hace arrogante.
La riqueza sin amor, te hace avaro.
La docilidad sin amor, te hace servil.
La pobreza sin amor, te hace orgulloso.
La belleza sin amor, te hace ridículo.
La autoridad sin amor, te hace tirano
El trabajo sin amor, te hace esclavo.
La simplicidad sin amor, te quita el valor.
La oración sin amor, te hace introvertido.
La ley sin amor, te esclaviza.
La política sin amor, te hace egoísta.
La fe sin amor te deja fanático.
La cruz sin amor se convierte en tortura.
LA VIDA SIN AMOR…NO TIENE SENTIDO.