Search

Rss Posts

Rss Comments

Login

 

“A DONDE VOY”

Jul 07

.
Los 7 ángeles.
Para alcanzar la felicidad.

Cuando descubrimos que la vida nos ofrece una nueva
oportunidad, un nuevo horizonte se manifiesta ante
nosotros, mostrándonos un gran arco iris que nos anun-
cia que los ángeles y el universo se ponen a nuestra dis-
posición , con la intención  de ofrecernos nuestra propia
Felicidad. En este momento daremos protagonismo a la
libertad,  y sin prejuicios ni miedos aceptaremos la opor-
tunidad que nos ofrece la vida.

Vivir la vida que deseamos.
Sin importar el pasado.
Sólo  nos importará el presente y el futuro.

Empezaremos una nueva vida, que escogemos  con plena
conciencia. Sin importar el pasado que nos haya marcado
anteriormente, iniciamos una nueva vida creada con todo
detalle, exclusivamente  para cada uno de nosotros.
Sin importar el entorno que nos rodea, ni las circustancias
que nos envuelven,  proyectaremos todo aquello que siempre
hemos deseado. Con valor,  predisposición y acción creare-
mos como si de una gran obra se tratase la historia de nuestra
propiavida. Daremos la importancia que se merece en estos
momentos al presente y al futuro.
Apartaremos  de nuestro pensamiento las lamentaciones, la
culpabilidad, los errores, etc. Recuerda:<< Ni Dios  ni los ángeles
juegan>> el ser humano, se equivoca en un sinfín de ocasiones
y esas experiencias no dejan de ser parte la evolución en este viaje
de la vida. Por esta razón dejaremos aparcados  aquellas experien-
cias que nos aportan tristeza o sensaciones  negativas,  que nos
empobrecen  y hacen que las dificultades interfieran en nuestro
caminos. Abriremos  las puertas de la aventura y la juventud,
sin importar la edad en la que nos encontramos, teniendo de que
un día de vida es una nueva oportunidad para VIVIR en mayús
culas, con alegría  e intensidad.
Nos predisponemos a un nuevo renacer, en el que la magia, la luz,
el amor y la prosperidad pasan a ser parte de nosotros.
Aprendiendo a toda prisa a recibir  los regalos  que nos ofrecerá
la vida en cuando nuestra proyección de plenitud se lance al universo.

Deja tu Comentario